Páginas vistas en total

lunes, 26 de enero de 2015

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE ANGKOR.CAMBOYA



Cuando viajo suelo salir temprano del hotel para ver levantarse en día en el lugar que visito. En Camboya amanece muy temprano. Hace calor. He cogido un taxi-moto que me acerca hasta la entrada de los recintos de Angkor. La carretera esta llena de rickshaw y motos y el ruido es ensordecedor. Pasamos rápido el trámite de la acreditación y subido por las aceras y las pequeñas lomas, nuestro guía nos lleva hasta un lugar privilegiado. Dejamos de lado Angkor Vat, ya volveremos.

Un enorme elefante nos aguarda para hacer el último trayecto a lomos del animal. Me siento un guiri, un puto guiri, pero desde lo alto de mi montura diviso la enorme Puerta Sur y me digo a mi mismo que merece la pena ser guiri de vez en cuando. Enormes guerreros de piedra flanquean nuestra magistral entrada en el recinto. Dos turistas koreanas vestidas de impoluto rojo añaden el color a una foto magistral de la entrada a la ciudad sobre el puente que simboliza la lucha entre el bien y el mal que tanto fascinó a los imperios Kmer o Jemer.

Esta es la entrada a un mundo impresionante declarado en 1.992 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El conjunto arquitectónico de Angkor, se levantó a lo largo de casi 200 km2 y
refleja todo el esplendor de un Imperio ya desaparecido, el Imperio Jemer que comenzó a florecer alrededor del año 800 y se eclipso en 1.225 cuando la ciudad fue saqueada por los siameses y dejada morir a su suerte en medio de la jungla. La llegada en 1.860 del explorador francés Henry Muhout saco a la luz este imperio dormido. Un niño me ofrece una postal, sentados en el suelo mirando sus postales delante de la enorme Puerta Sur, imagino que todo esto que hoy voy a contemplar, fue en su día un enorme espacio blanco en el mapa que merece la pena situar en las pupilas del viajero.
´
Los próximos días os hablaré de los templos, esta es una nueva expedición que verá la luz en Julio y en la que acompañare a un grupo de viajero ávidos de conocimiento, tenéis la información en este enlace.

2 comentarios:

  1. Gran viaje como todos los tuyos, solamente conozco Camboya, pero es impresionante, esos grandiosos templos. Pero he de decir que si esto me marcó, mucho más la amabilidad de sus gentes, desde los hoteles de la capital, hasta cualquiera que te puedas encontrar en la estación de autobuses, son grandes como us templos.

    ResponderEliminar
  2. grandes y fuertes jajajaj, es el espiritu asiático en general, esta gente ha sufrido mucho y pese a eso son gente amable y hospitalaria, es su mentalidad gracias por el post pmm

    ResponderEliminar