Páginas vistas en total

miércoles, 2 de marzo de 2016

SUDÁFRICA: EL CABO DE LAS TORMENTAS

Desde lo alto del pico del Cabo se ven como se juntan los dos mares, el Índico al oeste y el Atlántico al este. Desde lo alto podemos ver como las aguas más calidas abordan a las más frías y juntan sus colores azulados, desde lo alto casi podemos ver llegar al Bartomeu Dias, imaginamos asustado y temeroso e invocando a Dios ante el temible reto que se le encomendó al cruzar aquel cabo al que él mismo bautizó como el Cabo de las Tormentas. Barlomeu Dias, en el siglo XV, lo bautizó como el Cabo de las Tormentas. A su vuelta con las noticias al rey de Portugal Juan II, ese lo renombró para dar ánimos a los marineros portugueses que debían abrir la ruta entre Portugal y la India, así que le cambió el nombre a cabo de la Buena Esperanza y desde ese mismo momento encomendó a otros gran marinero y explorador, el navegante portugués Vasco de Gama, a continuar el viaje y este a fe que lo consiguió y colocó allá una cruz ( o padrao) en cada lado  que es lo primero que vemos al acercarnos  a las orillas de estos mares imaginado mil y una vez por todos los soñadores de África.

En la zona se puede encontrar flora con plantas únicas en el mundo, esta zona forma pare de uno de los 7 reinos forales de nuestro planeta y fauna con más de 250 especies de animales diferentes. Cerca de ese punto también nos encontramos  uno de los acantilados más altos del mundo con 249 metros por encima del nivel del mar y una isla llena de lobos marinos y una playa hermosa, la de Boulders, donde los pingüinos africanos se reúnen para procrear. Un lugar único en el mundo

Hoy sabemos que ese no es el punto más al sur de África, hace unos meses estuvimos allá en el Cabo de Agulhas que se encuentra a unos 300 km al este. Pero nos da igual, hemos soñado mil y una vez con este cabo y cada vez que llegamos enseñamos esta historia y hablamos de los navegantes portugueses y su gesta y subimos hasta el faro para fotografiarlo.  Y desde allá la emoción nos embarga y el silencio nos sobrecoge una vez más. Os he dejado más fotografías en este enlace para que disfrutéis como lo hicimos nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario