Páginas vistas en total

domingo, 14 de agosto de 2011

QUE HACER CUANDO EL LEVANTE SOPLA A 50 KMS/HORA (II). TRAFALGAR

Claro que si después de haber paseado por Tarifa y acabado  en la playa de Los Alemanes, se vuelve uno a levantar y el viento sigue dando caña sin parar (esta vez nos indican que ha llegado a rachas de 70 kms/hora) pues nada, nos arreglamos que nos vamos al mercadillo de hippies de Conil  a pasear por sus callejones blancos. Y les garantizó que hoy volvemos a acabar en la playa.
Conil tiene cosas de pueblo viejo y cosas de pueblo nuevo, con sus turistas y sus tiendas de artesanía barata. Entre las buenas, las del pueblo viejo, sus pescaderías, sus torre medieval de la Plaza de España, los artesanos de sus calles blancas, el museo de Costumbres de Conil, si han oído bien,de costumbres. Que mejor herencia para tus hijos dejarles memoria viva de lo que fuimos. Mientras los alcaldes, catetos, de media España se empeñan en traer exposiciones seudomodernas (diseñadores  de Lautrec en Vejer...ajjjjjjjj)), en Conil se rememora la historia pescadora, su agricultura y también cultura con bailes, cantes y danzas. Además la entrada gratuita le hace muy recomendable.

Paseando, me bajo a la avenida del mar donde los hippies luchan con el vendaval para vender su artesanía y baratijas. Compramos un llavero y un collar para regalar, todo 8 euros. Después me voy a una "playateca",  por 6 euros cultura para el verano, una vieja edición de "Sentido y Sensibilidad" y las "Memorias del Che", lectura para todo el verano. El temporal no amaina y un vendedor espeta: "niña cómprame que se me esta quedando cara de chino de entrecerrar los ojos". Pues nada nos vamos a la playa.

Cruzamos el Río Salado y comienzan las playas de Zahora, El Palmar y más lejos Caños de Meca. Son playas hermosas, alejadas del turismo familiar, son playas de gente joven y de surferos ávidos de domar olas. Hoy, con el viento, disfrutan pero no siempre fue así. Hace 200 años, estas aguas bravas hoy, fueron testigos de la mayor derrota naval de nuestra marina, o eso creo, la batalla de Trafalgar.

Sentado en la terraza del Kalima, el chiriguito más amable de la Playa de Zahora, no me pregunten como llegar, cojan una de las calles que indica a la playa y con toda seguridad les lleve al chiringuito,  intento rememorar los cañonazos que nos dio el Almirante Nelson, intento oír los gritos de los marineros españoles, la mesana rompiéndose y cayendo al mar, más cañonazos, las trompetas que tocan retirada, el inglés que grita victoria..., lo intento pero no lo escucho, no me deja el viento. El viento y la música de fondo, porque un sitio que tiene como música de fondo a Bob Marley, no te puede invitar a otra cosa que la relajación.

Al mirar al fondo, el Faro de Trafalgar nos saluda, la playa se ve larga y hermosa y definitivamente, hoy hace mucho levante pero a mi no me preocupa, un tinto de verano y Marley, gran día de playa ... pero si lo que quieren es más aventura, tambien he tomado nota de lo que hacen los de Ecowildlife y no esta mal hacer una inmersión a los mamíferos marinos del estrecho. Aquí os dejo en enlace  Wildlife

No hay comentarios:

Publicar un comentario