Páginas vistas en total

sábado, 27 de julio de 2013

SIGUIENDO LAS HUELLAS DE ALEXANDER VON HUMBOLDT EN ESPAÑA (III). TENERIFE




Seguimos con esta segunda entrega del viaje del naturalista alemán por nuestro país.

Humboldt dio a conocer la bellezas de las Islas Afortunadas por todo el mundo y es que, aunque sólo permaneció una semana en Tenerife, el alemán quedo impregnado de las muchas riquezas y bellezas que pudo contemplar, por los paisajes tan diferentes que encontró pero sobre todo por el clima tan diferente de lo que él hasta entonces había conocido.

 "Después de haber paseado por las orillas del Orinoco, las cordilleras del Perú y los hermosos valles de México, tengo que confesar no haber visto, en parte alguna, una imagen tan armónica, tan diversa, tan atrayente por la distribución de verdes y masas rocosas". 

Humboldt quedó maravillado ante la visión del valle de La Orotava. Además el científico y naturalista alemán recogió en sus libros sus experiencias  en Tenerife, escribió una interesante tesis  sobre los pisos de vegetación en Canarias, además hizo interesantes observaciones sobre el vulcanismo, la botánica, la población aborigen y la sociedad canaria que luego más tarde atraerían a otros investigadores españoles y europeos a las islas.

En el vídeo que os acompaño, grabado en una de nuestras expediciones, recorremos el macizo de Anaga que tanto sorprendió al naturalista. Tambien teneis una entrada descriptiva de Anaga en este enlace.

“ el 19 de junio de 1979 por la mañana descubrimos la punta de Naga, pero el pico del Teide permaneció invisible. La tierra se delineaba mal, todas sus formas se arropaba en la bruma espesa. A medida que nos aproximábamos a la rada de Santa Cruz observamos que esa bruma, empujada por el viento, se nos aproximaba. El mar estaba tremendamente agitado como siempre lo está en estos parajes.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario