Páginas vistas en total

jueves, 8 de julio de 2010

ESTATUAS. AHORA QUE DON PELAYO ESTA DE MODA

Caminaba un día por Gijón, pueblo grande, ciudad la llaman allí, playas hermosas, gente amable, música en las calles, niños de comunión. Paseaba y me encontré en el paseo a Don Pelayo, célebre rey que nunca fue derrotado y que hizo de su España un lugar inconquistable. Le adoran los asturianos, le tienen como icono los que quieren hacer de España un monumento a la indisoluble unión de nuestras tierras patrias y le ignoran miles de visitantes de la ciudad que no saben ni siquiera quien fue aquel señor. Entre ellos la mayoría de nuestros estudiantes.

Pero allí está, nieve, haga sol o truene  y en estos días que nuestra selección va haciendo maravillas, Don Pelayo, debe sentirse orgulloso de como sus huestes andan campeando por África. El taxista que me llevaba, que gran sabiduría la de este gremio tantas veces denostado, gremio que observa la realidad a traves de su retrovisor y son capaces, sin estudiar psicología, de hacer un traje a todo el que se sienta a  su espalda. Pues bien me decía este taxista, que quien era más español, el que lucia con orgullo su bandera en el reloj, en la camiseta o en el coche o el que no protestaba por la rebaja de sueldos o no defraudaba a Hacienda y  que todo ello lo hacía pensando que a otros españoles, con esta rebaja y/o ayuda,  le podrían dar un subsidio para que llegará a final de mes.

Yo miré a don  Pelayo y me dije para mis adentros "dios si este hombre viera la bandera que montó Federico Trillo en Madrid para españolizar al mundo". Cosas de las estatuas que a nadie dejan indiferente

No hay comentarios:

Publicar un comentario