Páginas vistas en total

viernes, 9 de julio de 2010

MIS ESTATUAS. PUPY UN PERRO EN BILBAO

Si no has tenido un perro nunca sabrás el cariño que se le puede llegar a tener, cuanto espacio ocupa en tu vida y cuando puedes llegar a depender de él. A los bilbainos, a los vascos y españoles de Bilbao le has pasado eso. Nunca tuvieron un perro y ahora que lo tienen, no pueden vivir sin él. Dicen además que muchos amos se parecen a sus perros y eso es lo mejor que les ha pasado a los bilbainos, que se parecen cada día más a su perro, su jovialidad, su frescor y verdor y sus dosis de humor colorido. Y es que Pupy les ha cambiado la vida.

El padre de Pupy es un ser extravagante, James Koor, un artista kitch americano que fue marido de las imponente star Cicciolina. Trás dar a luz a la criatura y llevarla a "mear" en algunas países  del mundo, se la trajo a Bilbao y allí la "abandono". Y los bilbainos, la adoptaron, la mimaron y hoy es su símbolo de ciudad, el único autorizado a echar una meadita en el resplandeciente Guggenheim. Es que los bilbainos son así.

Yo que vivi a la sombra de un perro casi tres años, Cobi, se lo que es cogerle cariño a una estatua-animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario