Páginas vistas en total

lunes, 6 de junio de 2011

ESPELEOLOGÍA. LA CUEVA DEL VIENTO. TENERIFE

Es la primera vez que hablo en este blog de Espeleología, sinceramente me apetecía y que son varias las veces que he echo esta disciplina del ocio activo. Estos días andamos por la isla de Tenerife  haciendo senderos y una de las paradas obligatorias era acercarnos a la Cueva del Viento, la cuarta cueva volcánica más grande del mundo.

Esta cueva llamada también del Sobrado, se origino por las coladas del Pico Viejo, muy cerca del Teide. No solo por la cueva, sino en si mismo, el volcán del Pico Viejo es uno de los más fascinantes del mundo y tal vez, de los menos conocidos. Esta cueva vio la luz con las lavas de este viejo volcán hace más de 27.000 años y creo 17 kilómetros de túneles y algunos otros que, aún hoy, permanecen por descubrir. Unos 200 metros de la misma son enseñados por el Cabildo Insular para promover su importancia y educar en la conservación medioambiental como no se cansan de repetir sus guías.  Una de las singularidades de este edificio volcánico, es que buen parte de la cueva se haya situada a tres niveles, siendo única en el mundo en este aspecto. Sus hermanas mayores, todas situadas en el archipiélago de Hawai, no tienen esta característica.

En su interior se han descubierto huesos de animales hoy extintos como ratas gigantes, lagartos o aves como la hubara, la única vida que hoy queda en su interior son 190 especies conocidas de insectos y arácnidos de los cuales 48 son troglobias, es decir que solo pueden vivir en el interior de la cueva. Esa cantidad de fauna, hace que la cueva sea considerada como una fuente inagotable de enseñanza biológica para geólogos y vulcanólogos de medio mundo.

Os he dejado enlaces para la visita virtual a la cueva, pero no quería acabar el post, sin reseñar una experiencia que nos hizo vivir Alfredo, uno de los geólogos residentes. Nos mando callar y apagar las luces,  al mantenernos a oscuras y callados, pudimos darnos cuentas de la importancia de este viejo tubo volcánico, el ruido del aire, las gotas de agua que caen y el "silencio" de las viejas paredes, es una de la sensaciones más indescriptibles de las que nos podemos encontrar en la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario