Páginas vistas en total

domingo, 20 de abril de 2014

MIRADAS(IV). DE UN NIÑO A LAS PUERTAS DE ANGKOR. CAMBOYA

Quizás Angkor en Camboya sea uno de los Patrimonios del Humanidad más hermosos del mundo. Andaba yo con mi vieja Nikon repiqueteando sobre las piedras antiguas de una ciudad muerta, de sus rincones y avenidas aparecian niños que te ofrecían recuerdos y souvenirs. Niños de la hambruna y de la guerra.

De repente apareció detrás mío y me tiro de la chaqueta, me miro y me enseño sus baratijas, postales y calendarios, le acaricie el cabello y seguí con mi misión, sin darme cuenta me persiguió y en un instante se colocó entre mi cámara y mi objetivo. Su mirada hizo que dejara de trabajar, la escena hizo que le pidiera disculpas.

Le compre todas las postales y las escribí esa noche a todos mis amigos. Me faltaron. El texto solo les decía “Los niños deben ser el Patrimonio de la Humanidad más importante y que más debamos proteger. Sin su felicidad no tiene sentido la misma existencia de nuestra propia especie.

Señor Montoro me avergüenzo de usted, de su risa fácil y de sus dudas sobre nuestros infantes, Sr. Montoro usted es una vergüenza para todos los niños del mundo y lo peor no es que no se de cuenta, es que no le importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario