Páginas vistas en total

viernes, 13 de agosto de 2010

SENDERISMO. ARROYO DE LA ROCINA. PARQUE NACIONAL DE DOÑANA

Si bien durante todo el año esta casi desértico, en verano con las casas de la aldea de El Rocío alquiladas como turismo rural, se ve mucho tránsito en este sendero peatonal dentro del PN de Doñana. Son 3,5 kilómetros que yo alargo desde la misma aldea bajando por le puente de la Rocina ya que en esas charcas marismeñas hay muchas aves estos días. De hecho es donde más fauna he visto hoy ya que se concentran cigüeñas que van de migración con las habituales especies que viven en la marisma como espátulas y flamencos.  Nosotros hemos abierto un proyecto nuevo en Doñana, échale un ojo Wildlife Spain

Nos adentramos en el sendero peatonal de la Rocina, el servicio de información abre a las 8 y dentro es importante pararse para hacerse una idea de lo que vamos a visitar y de la importancia de este ecosistema, único en Europa. El sendero recorre tres ecosistemas diferentes. El primer tramo discurre entre pinos piñoneros hasta acercarnos al observatorio del Charco del Perchel, en primavera muy agitado pero en esta época estival solo hemos visto algunos ánades como los silbones pardos.

Una gran sorpresa al ver salir del agua a una familia de jabalí con tres jabatos rayados.

Desde aquí el sendero nos lleva a la Algaida del Carrizal. Las Algaidas son afluentes pequeños que vacían sus aguas en el Arroyo y refugio de aves en sus orillas de de eneas, juncos y carrizos. En la segunda, la Algaida del Meloncillo hemos escuchado el petirrojo y el jilguero cantar.

El siguiente tramo discurre por monte blanco; romero, lavanda y almoradux llenan de aromas la mañana y los rabilargos, alertados de nuestra presencia rompen el aire con sus gritos. En este monte blanco se puede contemplar alcornoques, acebuches asociados al matorral de mirto, madroño, y fusco, cerca del agua. Uno siempre cree que verá el lince en este tramo, pero hoy tampoco hubo suerte.


En el último tramo caminamos por bosque de galería y vamos buscado dos observatorios más que dan al Charco de la boca. Muchos Ibis Morito y espátulas descansaban en la laguna mientras que diversas anátidas buscaban comida. Mientras regresamos buscamos el cielo en busca de rapaces pero es en el suelo donde encontramos la sorpresa con una víbora hocicuda que huye despavorida con nuestra presencia.

Es este un sendero amable y altamente recomendable para visitar en familia y que los pequeños tengan un bautizo en la observación de ecosistemas y hábitats de especial interés. Hay otra enlace a este sendero, realizado en primavera en http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/04/parque-nacional-de-donana-la-marisma.html

2 comentarios:

  1. Hola

    Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

    Suerte con tu web! :)
    Cristina

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cristina por tu comentario , me puedes hacer saber cual es tu directorio?

    ResponderEliminar