Páginas vistas en total

martes, 7 de septiembre de 2010

PARQUE NACIONAL MERU (I). KENIA


Quizás sea uno de los parques nacionales menos conocidos de Kenia. Su situación al norte de las Tierras Altas del Centro de Kenia y su cercanía a Somalia que hizo que la población de animales se diezmara por el furtiveo. Hoy parece que está controlado aunque hoy vimos como detenían un land rover con dos somalíes que venían en busca de rinocerontes. El cuerno de rinoceronte se paga en el mercado negro hasta 40.000 dólares. Todo un lujo para los somalíes acostumbrados al pirateo y la barbarie ecológica.

El parque es un sabana seca de tierras altas. Ahora es la temporada de lluvias en Kenia pero aquí llueve poco y está todo muy reseco. De toda la flora del parque me quedo con los Baobab, sus enormes troncos, sus retorcidas ramas y sus siluetas fantasmagóricas son de una belleza embelesadora. También la palmera del parque es una curiosidad endémica, la Doum Palm tiene ramas, algo insólito en una palmera. Las acacias, refugio de jirafas llaman la atención como en toda África.

El parque es de origen volcánico y sobresalen las imponentes moles de los “kjopes”, afloramientos graníticos, por encima de la planicie.

Hemos salido en busca de leones y los encontramos. Existen tres grupos en el parque. Sobre un “kjope”, tres leonas dormitaban. Es un grupo que siguen los vigilantes del parque y dos de ellas llevaban collar. El día no acompaña de luz pero la sequedad del parque hace que las instantáneas merezcan la pena. Debajo de ellas sobresale una pequeña cueva que les sirve de refugio y, sorpresa, asomado a la misma un pequeño león que comienza a dar sus primeros pasos.

Meru es conocido entre los naturalistas y entre muchos de los de mi edad, por la historia de la leona Elsa. “Born to free” la novela escrita por Joy Adamson sobre la leona Elsa criada en cautividad y soltada en estas tierras, se convirtió en un best seller y en un película con varias nominaciones a los oscar y a los globos de oro. La trágica historia del matrimonio Adamson , asesinados por furtivos en dos parque diferentes del norte de Kenia, Shaba y Meru, los hizo un icono mundial del conservacionismo y hoy el santuario de rinocerontes de Meru, un lugar protegido por Rangers con rifles, quiere rendir cumplido homenaje a la labor que ellos comenzaron con voluntad individual.

El otro parque Shaba, donde se hicieron famosos los Adamson, ya lo visité anteriormente. Os dejo el enlace http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2009/08/shabanacida-librekenia-journey.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario